Entorno Restaurante Hostal Alcorisa

Las calles de Alcorisa son estrechas y frescas, de casas con una fuerte influencia mudéjar, donde se mezcla el tapial y adobe camuflado, con los arcos de piedra de las puertas. Tejados apiñados, solanares altos, yeso y cal. En su interior, bodegas frescas, cuadras reconvertidas y el confort aposentado. En cada calle, viejas hornacinas o capillas, con la advocación de la calle -La Virgen, San Valero, San Ramón- y varias ermitas urbanas, fechadas en el siglo XVIII -Santa Lucía y San Roque, este último sobre un típico pasadizo-. Como edificios significativos, sin contar con los pequeños y pintorescos rincones, fruto de su arquitectura popular, tenemos la plaza del Ayuntamiento y la casa palacio del Barón de la Linde.

alcorisa vista restaurante hostal

El visitante que se adentre en el casco histórico, encontrará una pequeña plaza porticada, dominada por el edificio del Ayuntamiento. De éste, solamente se conserva la portada. La fachada desaparecida respondía a una casona de estilo aragonés, con arquería ciega en la parte superior y pequeña torre central, donde se situaba el escudo de la Villa y un pequeño campanario. A la izquierda de la Casa Consistorial se encuentra la casa de los Daudén, con el escudo más antiguo de la población.

El viajero cree que Alcorisa es una gran calle, dictada por la carretera. Pero no es así. Una subida a la Peña de San Juan, donde los alcorisanos ubican un desaparecido castillo, les sacará de dudas. Desde allí se contempla un casco histórico ovalado, concentrado, que delimita perfectamente las calles donde discurría la desaparecida muralla-calle el Portillo, es el testimonio que nos queda y las ampliaciones posteriores.

pantano restaurante hostal alcorisa
Pantano de Santolea
nacimiento rio pitarque restaurante hostal alcorisa
Nacimiento del río Pitarque de noche.
nacimiento rio pitarque restaurante hostal alcorisa
Monumento natural del nacimiento del río Pitarque.
rio matarraña restaurante hostal alcorisa
Río Matarraña